Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

Cómo certificarse de forma sencilla, sin alterar ni la empresa ni la actividad



Para aplicar una norma a nuestra empresa tenemos que saber cómo interpretarla, para que la compañía no pierda su esencia. Aunque la mayoría de las empresas lo tengan, debes saber que es importante tener implementado un Sistema de gestión de calidad (SGC), ya que es fundamental contar con unas estrategias definidas, objetivos, procesos y una estructura básica. Uno de los puntos esenciales de una organización es la trazabilidad y, por ello, es importante tenerlo todo definido y documentado.

 

 

Antes de aplicar la norma, hay que interpretarla

Como bien remarca el título, siempre que queramos contar con un sello que avale nuestro trabajo, es importante conocer la normativa, para saber interpretarla y, así, adaptarla a la empresa. No hay que cambiar la empresa de arriba abajo, solo hay que saber cómo es la norma, ya que el certificado de calidad que debe reforzar los procesos para cumplir los objetivos y demostrar que su forma de actuar es de calidad.

Para entender adecuadamente cualquier certificación es fundamental contar con un especialista en la materia. La misión de este será analizar internamente la empresa y ver cómo se puede aplicar la norma al negocio. Anexia Consultoría cuenta con un equipo de profesionales que reúnen la formación y la experiencia necesaria para poder analizar la empresa y hacer un análisis, global e individual, de todos los aspectos. Recuerda, para aplicar la norma, no hay que transformar la compañía, simplemente hay que saber cómo ajustar los procesos de la empresa  a la normativa.

¿Cómo se adapta a la empresa?

En cuanto a los certificados de calidad, son tres los tipos de normas que integran en los procesos internos de la empresa:

  1. Certificación de productos: las normas relacionadas con este certificado se basan en que los productos que la empresa comercializa cumplan con los mayores estándares de calidad.
  2. Certificación de personas: en la mayoría de las empresas, el equipo humano es de vital importancia. Por ello, un certificado de esta índole nos permitirá asegurar la profesionalidad de toda la plantilla.
  3. Sistemas de Gestión de Calidad SGC: como hemos mencionado anteriormente, este tipo de certificado garantiza una calidad integral de la empresa por lo que se atenderán aspectos como los niveles de producción y gestión, asegurando un correcto funcionamiento.

Cada empresa necesita un certificado concreto: puede que la tuya necesite certificar la calidad de la empresa a nivel global con ISO 9001, mientras que otra necesite la Q de Calidad Turística. Recuerda que no debes cambiar tus propósitos empresariales para obtener una certificación, sino encontrar la que más se adapta a ti y mejorar todos los procesos y servicios.

Cada certificado de calidad tiene un objetivo distinto

Como bien decíamos, existen distintos certificados de calidad y es importante encontrar cuál es el que mejor se adapta a nuestra empresa. Os dejamos un breve resumen de los más importantes:

ISO 9001

Este es el más popular y conocido de todos y que aporta a la empresa una gran ventaja competitiva, tanto a nivel nacional como internacional. Los pilares fundamentales de esta certificación son:

  • Satisfacción del cliente
  • Implicación de la plantilla
  • Mejora continua

Gracias a este certificado de calidad, la empresa optimiza la eficiencia e intenta mejorar y superarse continuamente.

UNE 175001

Esta norma está enfocada al pequeño comercio y engloba aspectos como la atención al público, el control de productos en el establecimiento, la correcta optimización de las instalaciones, etc. Demostrando así que ese pequeño negocio cuenta con una gran profesionalidad y compromiso con los clientes.

GDP (Good Distribution Practice)

El GDP garantiza el cumplimiento de los correctos procesos de distribución de los medicamentos de uso humano con aspectos como la limpieza de transporte, monitorización de las temperaturas, etc. Gracias a ella, nos aseguramos de que el transporte se realiza arreglo a ley, evitando fraudes, falsificaciones y productos defectuosos.

GMP – ISO 22716

Esta normativa tiene como objetivo asegurar una correcta fabricación de los productos cosméticos, acorde a las determinaciones de BPF (Buenas Prácticas de Fabricación). Gracias a ella, la transparencia hacia el consumidor final aumenta y, con ella, la seguridad y la confianza hacia el producto.

Sello Q de Calidad Turística

Este, como su nombre indica, está relacionada con el turismo: busca la calidad de un establecimiento turístico. Con este certificado de calidad, se mejora la imagen respecto a los competidores, disfrutas de la promoción de la Secretaría de Estado de Turismo y las CCAA y aumenta la satisfacción por parte del cliente final.

Beneficios de contar con un Certificado de Calidad

Que tu empresa cuente con un Certificado de Calidad va a aportar numerosas ventajas a tu negocio:

  • Procesos más eficientes. Los cambios que se proponen se basan en cumplir con los objetivos por lo que adaptar los procesos para conseguirlos va a mejorar la eficiencia de la compañía y, por ende, aumentar los beneficios. Así como aprender a responder ante posibles problemas y debilidades.
  • Mejora de resultados. Tener unas pautas claras y concretas mejoran los ritmos de trabajo que, sumando la eficiencia de los procesos, generan unos resultados mucho más positivos.
  • Satisfacción global. Una empresa que se compromete con el bienestar de su equipo y de los clientes y proveedores va a mejorar con creces la imagen de la compañía. Se aprovechan más los recursos, los empleados están más motivados, el resultado mejora y esto provoca una reacción positiva del cliente.
  • Ampliación y diferenciación. Gracias a un certificado de calidad, tu empresa podrá hacerse un hueco en nuevos mercados puesto que genera una mayor confianza y, además, puedes alcanzar mercados internacionales. Por otra parte, si cumples con los estándares de calidad y tus competidores no, es un aspecto en el que marcar la diferencia.
  • Nuevas oportunidades. Con un certificado de calidad, tu empresa estará al día de todas las novedades (gracias a su renovación anual) y podrás conocer todas las tendencias y demandas del público objetivo.

Son muchas las ventajas de contar con un Certificado de Calidad. Es muy importante que, si estás pensando en auditar para tenerlo, recuerdes lo que hemos mencionado al principio del post: a la hora de implantar una norma, hay que saber interpretarla para que la compañía no pierda su esencia. Desde Anexia Consultoría haremos todo lo posible para tu empresa demuestre la gran calidad que posee y maximice su rendimiento. ¡Contacta con nosotros!





❌ Error 404 ❌
Suscríbete a la newsletter de Anexia y recibe menualmente todas las novedades relacionadas con tecnología y consultoría.
Email *
Política de privacidad *
* Required Field