Eficacia y calidad en la industria farmacéutica



Si trabajas en el sector farmacéutico o tienes algún tipo de relación con éste (transporte, distribución, venta…) conocerás las siglas GDP (Good Distribution Practice). Este certificado de calidad está vigente desde 2013, fecha en la que la Comisión Europea hizo públicas las primeras directrices sobre prácticas correctas de distribución de medicamentos para el uso y consumo humano.  

 

 

El objetivo de este certificado de buenas prácticas es evitar la entrada de medicamentos falsificados en la cadena de logística y suministro legal. Además, este certificado resulta muy útil para los distribuidores mayoristas.

La normativa GDP es completamente obligatoria para todos los agentes que tienen un papel en la cadena logística, es decir, todos los fabricantes, transportistas, proveedores, visitadores farmacéuticos y demás personas involucradas en el sector deben tener el GDP.

¿Por qué es importante la certificación GDP?

La certificación de buenas prácticas de distribución es crucial para asegurar que los principios activos de los medicamentos han estado controlados en todo momento. Lo más habitual es que los medicamentos se fabriquen en un lugar y acaben distribuyéndose a nivel mundial, por lo que es necesario que se realice un control exhaustivo que asegure que la cadena logística ha sido siempre de calidad y con una fiabilidad del 100%.

Debe controlarse hasta el más mínimo detalle para asegurar una correcta conservación de los medicamentos, como por ejemplo el tipo de camión en el que van a ser transportados: isotérmico, refrigerado o frigorífico. Cada tipo de medicamento necesita unas condiciones específicas que se deben respetar y cumplir.

¿Qué beneficios tiene?

El principal y más importante es evitar la comercialización de medicamentos falsificados o ilegales. Aunque también es útil para detectar medicamentos en mal estado y no distribuirlos a ninguna farmacia o centro hospitalario.

Otro aspecto clave es que, gracias a la certificación GDP, se evitan todas las sanciones posibles recogidas en las prácticas correctas de distribución de medicamentos para el uso y consumo humano aprobadas por la Comisión Europea. Las sanciones varían dependiendo de la gravedad de la infracción, llegando a alcanzar cifras de más de 1 millón de euros. Ligado a esto está la aprobación de todas las inspecciones sanitarias, ya que se entiende que al tener esta certificación cumples con todos los requisitos y condiciones sanitarias.

También es importante remarcar que los medicamentos falsificados o en mal estado son los culpables de miles de muertes en el planeta, por lo que es una manera de reducir el número de muertes y garantizar el control de calidad en toda la cadena de suministro.

Como puedes ver, la directiva GDP es una normativa compleja y llena de matices, por lo que, si no quieres exponerte a graves riesgos y a sufrir una preocupación constante ante cada posible inspección, infórmate sobre cómo conseguir tu certificado de calidad GDP.

¡Consúltanos, desde Anexia Consultoría te asesoramos!





❌ Error 404 ❌
Suscríbete a la newsletter de Anexia y recibe menualmente todas las novedades relacionadas con tecnología y consultoría.
Email *
Política de privacidad *
* Required Field